Consejos para preparar tu discurso nupcial

Hay novios que sufren amargamente pensando que tienen que hablar delante de los invitados; que dejan de ser amigos y familiares para convertirse, a sus ojos, en un masa informe y sedienta de sangre. Otros confían ciegamente en su talento natural y/o capacidad oratoria…

A los primeros: TRANQUILIDAD. Todos (o la inmensa mayoría) de los presentes os conocen y os quieren.

A los segundos: aplaudo vuestra confianza, pero os aconsejo que preparéis unas notas por si, dios-no-lo-quiera, os quedáis en blanco nuclear.

Recomendaciones para escribir tu discurso

Es importante que os pongáis de acuerdo en si ambos vais a decir unas palabras o sólo será uno de vosotros el que se dirija al público.

Novios escuchando discurso el día de su boda.

Haced una lista de los temas que queréis tratar y, si vais a hablar los dos, repartidlos para que no os repitáis.

Hay tres claves que tenéis que tener en mente:

Claridad

¿Qué es lo que quieres decir?

Lo habitual es que agradezcas su asistencia a los presentes, compartas tu felicidad con ellos y dediques unas palabras a tu pareja.

Salvo que haya algún caso muy especial (alguien que tenga mucha relevancia para vosotros o para vuestra pareja, personas que asisten desde muy lejos, etc.) no tenéis por qué mencionar a nadie de forma explícita. Basta con dar las gracias a las familias e invitados, compartir lo especial que es que hayan podido acompañaros y reconocer lo importantes que son en vuestras vidas.

Brevedad

Es un momento de alegría y celebración para vosotros… y también para los vuestros. Pero por mucho que os adoren, a nadie le gusta que, en plena fiesta, alguien suelte una chapa de media hora.

Invitados escuchando palabras de novios. Photo credit: francisco_osorio CL Society 663 via photopin (license)

Ya lo dijo Baltasar Gracián: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

Di lo que tengas que decir de una forma concisa.

Emoción

No nos engañemos, lo que acabáis de hacer es bonito y romántico: habéis reunido a toda vuestra gente y les habéis hecho partícipes de que queréis terminar vuestros días juntos; así que medítalo un poco y ten en mente lo que más te gusta de él o ella. Dale dos o tres motivos por los que le has elegido entre todas las personas del mundo.

Novios abrazándose en el campo. Alessandro Avenali <a href="http://www.flickr.com/photos/62859773@N00/24803935716">Wedding in Santo Stefano di Sessanio</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">(license)</a>

Último consejo y petición personal

Por favor, por favor, por favor… Sinceridad

Las personas que te escuchan, te conocen.

Tu ya marido, o tu ya mujer, te conoce todavía mejor, y no hay nada peor que escuchar palabras falsas y prefabricadas que suenan inverosímiles en tu boca. Google es maravilloso. Viva Google. Pero nada bueno puede salir de copiar un discurso que alguien que no eres tú le ha escrito a alguien que no es él (o ella).

Exprésate como suelas hacerlo; sé tú mismo… y habla con el corazón.

Novios con sombra. dMadPhoto <a href="http://www.flickr.com/photos/51533954@N02/35547751484">El ojo siempre es atraído por la luz, pero las sombras tienen mucho más que contar.</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">(license)</a>