Los mejores consejos para preparar el paquete para tu envío

¡Enhorabuena, has vendido tu producto!

Ahora tienes que preparar el paquete para que llegue en las mejores condiciones a su destinatario. Es muy importante embalarlo de la forma más segura posible para que no sufra daños durante el trayecto. No te vamos a pedir que lo protejas con tu vida, pero sí que lo prepares tal y como a ti te gustaría recibirlo. ¡Otros novios esperan su compra con mucha ilusión!

Lo mejor para la ropa es doblarla bien, tratando de arrugarla lo menos posible y envolverla en un plástico o en papel de seda.

Ten especial precaución al enviar tu vestido de novia.

Lo primero que tienes que hacer es sacar la percha antes de doblarlo y rellenar con papel de seda el corpiño para que mantenga su forma (te aconsejamos que lo utilices de color blanco para que no destiña).

Recuerda esta máxima: desde el exterior hacia el interior.

Toma como referencia el ancho del cuerpo y empieza a doblar la falda a lo largo, es decir, en sentido vertical, metiendo los extremos hacia el interior. Si la falda tiene mucho volumen, necesitarás doblarlo un par de veces. Coloca papel de seda entre los dobleces, para que no se marquen las arrugas durante el transporte.

Presta especial atención a los lazos y otros adornos para que no se deformen ni arruguen al guardar tu vestido.

A continuación, dobla en sentido horizontal. En función de la longitud del vestido y del tamaño de la caja donde lo vayas a enviar, puede ser necesario doblarlo también dos veces. Dobla siempre hacia el interior del vestido, en dirección al corpiño.

Cómo doblar el vestido de novia: primero en vertical y después en horizontal.

Mételo en una funda o en una bolsa de plástico grande, como las de la tintorería, e introdúcelo en una caja del tamaño adecuado.

Para asegurarte de que el vestido no se desplaza por la caja puedes colocar papel de seda en el fondo (de la caja o de la funda), a ambos lados y sobre el vestido.

Para enviar tus tocados usa cajas redondas y rígidas. Protégelos con papel de seda y rellena los huecos con papel de periódico arrugado o bolsas de aire para que se muevan lo menos posible durante el viaje a su nuevo hogar.

Caja redonda para guardar un tocado.

En el caso de que vayas a enviar productos frágiles, como unos botes de cristal para el candybar o unas guirnaldas de luces, es imprescindible que utilices material acolchado o plástico de burbujas para protegerlos dentro de la caja. Como es lógico, cuanto más delicado sea el producto, más precauciones debes tomar.

Plástico de burbujas, cinta aislante y tijeras para envolver el producto.

Si mandas más de un producto (enhorabuena otra vez, esto de la venta es lo tuyo J), procura que no haya huecos entre ellos para que no se muevan demasiado ni choquen entre sí.

Lo ideal siempre es usar una caja o sobre en el que el producto quede lo más ajustado posible, así la protección será mayor. Además, es conveniente que compruebes que el embalaje que vas a utilizar es consistente, resistente y que no esté dañado.

Una vez que tienes preparado tu paquetito, cierra el embalaje con cinta aislante para reforzarlo y que aguante mejor cada kilómetro de travesía.

Caja cerrada con cinta aislante.

Es importante que compruebes el tamaño y el peso de esa obra de arte hecha envoltorio que has preparado, puesto que es un dato importante para que el comprador calcule los gastos que le supondrá el envío.

Te recomendamos (mucho) que hagas fotos del paquete en el momento del envío para asegurar que el producto enviado corresponde con su descripción y con las fotos publicadas en la plataforma. Además, esto ayudará a evitar posibles incidencias cuando el comprador reciba su pedido.

Por último, imprime y pega la etiqueta que te proporcionaremos en un lugar visible antes de que el mensajero llegue a tu casa.

Et… voilá! Proceso terminado.

El destino de tu producto ya está en otras manos y pronto llegará a una pareja ilusionada.

Para que sepas que todo ha ido a la perfección, te iremos informando en todo momento del estado tu envío.